Ahora que estamos en junio, probablemente te encuentres en una situación complicada al no saber al 100% qué Grado elegir: que si ingeniería, ADE, derecho, algún idioma… Por ello, presta atención a estos 5 consejos para elegir carrera universitaria.

1. Haz lo que más te guste

Seguro que lo has escuchado miles de veces: tienes que estudiar lo que te guste. Pues bien, no es ninguna tontería. Debes estudiar algo que esté relacionado con tus intereses, algo en lo que te apetezca invertir el tiempo. ¿Siempre te ha encantado la informática y los videojuegos, la comunicación, el marketing, la literatura o las matemáticas? Pues no hagas otra cosa. Es mucho más probable que te conviertas en el mejor si te gusta lo que haces.

2. Investiga

Ya que vas a invertir 4 años o más en estudiar una carrera, investiga primero si lo que te ofrece la Universidad es lo que buscas. Mírate todos los planes de estudios que te interesen asignatura por asignatura. Infórmate de lo que realmente vas a estudiar. Mucha gente empieza una carrera y después de uno o dos años decide abandonarla porque no es lo que quería. Ahórrate este proceso y acierta con tu decisión.

3. Escucha, pero no obedezcas

Escuchar lo que te aconsejan otras personas no es un error ni mucho menos, pero eres tú quien debe decidir si hacer una cosa u otra. Pregunta a estudiantes, profesores, trabajadores, lee en foros, busca en YouTube, pero nunca hagas algo porque sí. Es normal que dudes, y es un acierto preguntar, pero tu elección no debe estar condicionada por una orden. Si quieres hacer algo en específico, porque es tu pasión y siempre has deseado hacerlo, hazlo. Nadie mejor que tú va a saber en lo que eres bueno.

4. No te dejes engañar por la trampa de las salidas laborales

Antiguamente se solía estudiar una carrera porque era un medio de asegurarse un puesto de trabajo, pero eso ya no es así. Cualquiera puede estudiar una carrera, por lo que un título no te diferencia del resto. La actitud, las habilidades sociales, la capacidad para desarrollar proyectos y poder adaptarse a los cambios son cosas que sí te van a hacer mejorar profesionalmente, pero no un título. De hecho, antiguamente sí tenía sentido estudiar para trabajar. Hoy, cualquier persona puede montar su propio negocio online, habiendo estudiado cosas que no están bien vistas para conseguir un empleo (teatro, comunicación, filosofía, literatura, arte, filología, psicología…).

5. No te preocupes si te equivocas, puedes solucionarlo

Ten en cuenta que por mucho que reflexiones sobre el tema es posible que te equivoques. Hasta el momento en el que estás dentro de la Universidad o poniendo en marcha todo lo que has aprendido, no sabrás realmente si lo que has escogido es lo tuyo o no. En caso de que te equivoques, no te desesperes, si te equivocas, equivócate pronto y corrígelo. Es al ir probando muchas cosas diferentes cuando vas a conseguir saber qué hacer.

Esperamos que con estos consejos os hayamos podido ayudar con vuestra elección. ¡Nos vemos en clase!